• esenfr

Sobre Pectus Excavatum

El Pectus Excavatum es la deformidad congénita más frecuente de la cavidad torácica, caracterizada por una depresión cóncava del esternón,  más conocida como pecho hundido o pecho en embudo.  Sin duda, el sello distintivo del Pectus Excavatum es una apariencia hundida del esternón.

Es una enfermedad progresiva que puede ser visible desde el nacimiento, pero que habitualmente se hace más evidente con el paso de los años.  Se produce en 1 de cada 1000 nacimientos, con predominio masculino (proporción de 3:1). Se ha observado que existe una ocurrencia familiar de esta deformidad desde el 35% al 45% de los casos.

El Pectus Excavatum puede manifestarse en distintos grados de afectación. Hay pacientes con una deformidad leve, prácticamente asintomáticos, pero con implicaciones estéticas, y pacientes con una afectación moderada o grave, que padecen problemas físicos importantes y alteraciones sociopsicológicas.

El Pectus Excavatum también puede asociarse con el síndrome de Marfan* o el síndrome de Poland**.

El pediatra o el médico de familia suele ser el primer profesional consultado por los pacientes para solicitar información sobre el Pectus Excavatum. Si el paciente es menor de seis años y es asintomático, no suelen realizarse pruebas adicionales ni cirugía. A partir de esta edad, es importante hacer una revisión anual y ver si el defecto es progresivo. Si el defecto aumentara o aparecen síntomas relacionados con el Pectus Excavatum, deberá ser valorado por un cirujano pediátrico o torácico, para recibir así el mejor tratamiento para su Pectus Excavatum en particular.


* Síndrome de Marfan: se caracteriza por un trastorno del tejido conectivo que afecta a los sistemas esquelético y cardiovascular. En la mayoría de los casos es hereditario y se transmite de padres a hijos, sin embargo, hasta el 30% de los pacientes no tiene un antecedente familiar.
** Síndrome de Poland: es una alteración congénita consistente en la ausencia total o parcial del músculo pectoral mayor, ausencia de cartílagos costales o de costillas y se puede asociar con otras malformaciones pectorales, cervicales, intratorácicas e incluso braquiales.