• esenfr

Sobre Pectus Excavatum

El Pectus Excavatum, es la deformidad congénita más frecuente de la cavidad torácica, caracterizada por una depresión cóncava del esternón,  más conocida como pecho hundido o pecho en embudo.  Sin duda, el sello distintivo del Pectus Excavatum es una apariencia hundida del esternón.

Es una enfermedad progresiva que puede ser visible desde el nacimiento, pero que habitualmente se hace más evidente con el paso de los años.  Se produce en 1 de cada 1000 nacimientos, con predominio masculino (proporción de 3:1). Se ha observado que existe una ocurrencia familiar de esta deformidad desde el 35% al 45% de los casos.

El Pectus Excavatum puede manifestarse en distintos grados de afectación. Hay pacientes con una deformidad leve, prácticamente asintomáticos, pero con implicaciones estéticas, y pacientes con una afectación moderada o grave, que padecen problemas físicos importantes y alteraciones sociopsicológicas.

El Pectus Excavatum también puede asociarse con el síndrome de Marfan* o el síndrome de Poland**.

El pediatra o el médico de familia suele ser el primer profesional consultado por los pacientes para solicitar información sobre el Pectus Excavatum. Si el paciente es menor de seis años y es asintomático, no suelen realizarse pruebas adicionales ni cirugía. A partir de esta edad, es importante hacer una revisión anual y ver si el defecto es progresivo. Si el defecto aumentara o aparecen síntomas relacionados con el pecho en embudo, deberá ser valorado por un cirujano pediátrico o torácico, para recibir así el mejor tratamiento para su Pectus Excavatum en particular.

¿Cuál es el diagnóstico del Pectus Excavatum?

Los pacientes afectados por esta deformación del tórax deberían pedir cita para una evaluación clínica. Las pruebas diagnósticas del Pectus Excavatum suelen incluir una tomografía computarizada (TC), pruebas de función pulmonar (espirometría), y cardíacas (electrocardiograma y ecocardiograma).sintomatologia-1

A través de la TC se mide el índice de Haller, es decir, la relación entre el diámetro transversal (la distancia horizontal del interior de la caja torácica) y el diámetro anteroposterior (la distancia más corta entre las vértebras y el esternón) en el corte de máximo hundimiento del tórax. Un índice de Haller igual o superior a 3,25 se define como severo y puede ser indicación para el tratamiento quirúrgico del Pectus Excavatum.

¿Cuáles son los síntomas del Pectus Excavatum?

Los síntomas de Pectus Excavatum pueden trasladarse a problemas pulmonares, dificultando la respiración y otros síntomas respiratorios. También pueden aparecer en problemas cardíacos que conducen a una falta de adaptación a la actividad física. Otra afectación frecuente es una mala posición de la columna vertebral que, en algunos casos, se presenta como una verdadera desviación o escoliosis.

Además, el paciente con Pectus Excavatum puede padecer afectaciones psicológicas que le pueden comportar una tendencia al aislamiento y a la soledad, lo cual puede llegar a ser muy relevante.

La regresión espontánea o cualquier mejoría parcial de los síntomas del pecho hundido son infrecuentes.

Una mala postura, no realizar ejercicio físico y no disponer de una musculatura fuerte (sobre todo de la espalda) contribuyen a que empeore la deformidad.

Tratamiento quirúrgico del Pectus Excavatum

Actualmente existen diversas técnicas para el tratamiento del Pectus Excavatum, tanto quirúrgicas como no quirúrgicas.

La intervención quirúrgica del Pectus Excavatum está indicada en las siguientes situaciones: Índice de Haller igual o superior a 3.25, progresión de la deformidad,  existencia de una enfermedad pulmonar restrictiva u obstructiva, fracaso anterior en el tratamiento del Pectus Excavatum, compresión o desplazamiento cardíaco, o un prolapso de la válvula mitral.

En la actualidad existe un nuevo tratamiento para el pecho hundido, el método quirúrgico llamado Taulinoplastia, que a través de una técnica extratorácica nos brinda la oportunidad de corregir el Pectus Excavatum de una forma mínimamente invasiva. En la Taulinolplastia se utiliza un kit quirúrgico denominado Pectus Up Surgery Kit. Consta de un implante, Pectus Up, colocado a nivel subcutáneo, y de un conjunto de herramientas quirúrgicas. La Taulinoplastia es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo, poco doloroso, conlleva un corto periodo de convalecencia y está exento de complicaciones graves. Se retira el implante a los 3-4 años, aunque puede permanecer durante mucho más tiempo, y con un procedimiento muy sencillo y sin riesgos.

La Taulinoplastia abre nuevas perspectivas en el tratamiento quirúrgico del pecho en embudo para los pacientes, generándoles más seguridad y aumentando la franja de edad para poder ser tratados, así como para los profesionales, facilitando el proceso quirúrgico gracias a su baja complejidad.


* Síndrome de Marfan: se caracteriza por un trastorno del tejido conectivo que afecta a los sistemas esquelético y cardiovascular. En la mayoría de los casos es hereditario y se transmite de padres a hijos, sin embargo, hasta el 30% de los pacientes no tiene un antecedente familiar.
** Síndrome de Poland: es una alteración congénita consistente en la ausencia total o parcial del músculo pectoral mayor, ausencia de cartílagos costales o de costillas y se puede asociar con otras malformaciones pectorales, cervicales, intratorácicas e incluso braquiales.