• esenfr

Diagnóstico

Clínico

La deformación es visible ya en el primer año de vida. Debe observarse cuidadosamente el patrón respiratorio del paciente. Si con la inspiración se produce un hundimiento esternal, se habla de respiración invertida o paradójica. Ello se correlaciona con una evolución desfavorable del caso. El seguimiento se realiza mediante visitas cada seis meses, que se pueden hacer más frecuentes en caso de que el paciente presente afectaciones respiratorias de mayor entidad que obliguen a su ingreso hospitalario. Hasta aproximadamente los cuatro años de edad no es preciso realizar exploraciones complementarias, puesto que nada aportan.

Radiología convencional

Permite observar el hundimiento esternal en la proyección lateral y se puede tomar la medición del diámetro AP así como del transversal. Se puede poner un marcador metálico o de bario en el fondo de la parte más hundida. Permite también apreciar malformaciones asociadas, como escoliosis, hemivértebras, fusiones costales, etc.

Tomografía computarizada

A los pacientes se les practicará una tomografía computarizada (CT Scan o TAC) del tórax. Se solicitan exclusivamente unos cuantos cortes del embudo, excepto si se trata de una malformación más compleja, en cuyo caso se puede recurrir a un TAC helicoidal.

Los cortes convencionales al nivel del máximo hundimiento permiten apreciar el grado del Pectus Excavatum a partir del cálculo del índice del Índice de Haller. Este índice se obtiene de la división del eje transversal (distancia horizontal del interior de la caja torácica) por el eje anteroposterior (distancia más corta entre el vértebras y el esternón) y correlaciona con la indicación quirúrgica cuando es igual o superior a 3,25.

tac

Otras exploraciones complementarias

También se realizarán evaluaciones cardíacas y pulmonares a través de:

  • Electrocardiogramas
  • Ecocardiogramas, obligatorios en todos los casos para obtener un balance de la situación cardiovascular.
  • Ergoespirometrias, que se realizan siempre de forma protocolizada, tras esfuerzo, obteniéndose el patrón respiratorio del paciente (restrictivo o normal).
  • Telemetría de extremidades, indicada en casos que presenten escoliosis acompañante, sin rotación esternal, al objeto de descartar una dismetría de extremidades.

El seguimiento de los pacientes obliga en muchos casos a repetir algunas o todas las pruebas para evaluar la estabilización o empeoramiento evolutivo, y establecer con mayor precisión la indicación.