• esenfr

Indicaciones del nuevo tratamiento del Pectus Exacavatum

Indicaciones generales

Está indicada una intervención quirúrgica con el método Pectus Up a los pacientes con Pectus Excavatum en las siguientes situaciones:

  • Pacientes sintomáticos
  • Índice de Haller igual o superior a 3,25
  • Progresión evidente de la deformidad torácica con síntomas asociados al Pectus Excavatum
  • Respiración paradójica o invertida
  • Función pulmonar disminuida con un patrón de enfermedad pulmonar restrictiva u obstructiva.
  • Anomalías cardíacas (desplazamiento o compresión cardíaca, prolapso mitral, disminución del volumen de eyección del ventrículo izquierdo, arritmia).
  • Dolor torácico o lumbar, asociado a relevantes malformaciones óseas adquiridas secundarias al Pectus Excavatum
  • Disturbio de la imagen corporal
  • Afectación psicológica relevante
  • Fracaso de procedimientos quirúrgicos anteriores.

Normalmente coexisten cuatro o más de estas situaciones en un mismo paciente.

En el caso de pacientes en edad pediátrica, anteriormente se recomendaba la reparación quirúrgica del Pectus Excavatum en casos sintomáticos lo antes posible. No obstante, recientemente se ha demostrado que los resultados no son tan positivos en niños muy pequeños y, por este motivo, actualmente se recomienda retrasar la edad de la cirugía, estableciéndose como edad óptima a partir de  los 8 años.

Criterios principales para la indicación de un Pectus Up en un paciente con Pectus Excavatum:

Tipos de pacientes:

  • Edad: Como en cualquier técnica quirúrgica para el Pectus Excavatum y para evitar otras anomalías como consecuencia de la propia patología, la edad ideal sería entre los entre los 12 y 16 años. El Pectus Up al tratarse de un producto extratorácico y estar anclado únicamente en la zona central del esternón se puede realizar en pacientes con distintas edades:
    • Edad infantil y prepuberal: se puede realizar perfectamente la intervención a partir de los 8 años, dado que el implante no impide el normal crecimiento del tórax.
    • Adolescencia.
    • Adultos: se han realizado casos hasta los 46 años.
      • En estos casos, el cirujano valora el nivel de flexibilidad de la caja torácica y según su criterio puede indicar el Pectus Up.
      • En los casos que se evidencia un nivel de rigidez destacable, el cirujano recomienda al paciente la utilización del Vaccum Bell durante unos meses para mejorar la flexibilidad en el momento de la intervención.
  • Asimetría: Como en cualquier técnica quirúrgica para esta patología, cuanta menos asimetría tenga el paciente menor complejidad de la intervención y mejores resultados, a priori
    • Pacientes con PE simétricos.
    • Pacientes con un grado leve y moderado de asimetría.
    • Pacientes con un grado elevado de asimetría, o que el esternón tenga una rotación considerable, el Pectus Up se utiliza. En alguno de estos casos, se recomienda utilizar retractores esternales o combinación de la técnica con un mini Ravich.
    • Pacientes con un PE de gran cañón. No se recomienda el PU.
  • Índice de Haller: Se recomienda que sea igual o superior a 3,2, aunque este índice no debería ser el único ni principal valor para la indicación de un PE en general.
    • SE deben valorar otros índices como el Índice de Corrección.
    • Otros Índices…..IRM, 3D external scan, SDI.
    • En el caso que el valor de los índices no fuera el motivo de la indicación quirúrgica de deberían valorar otras circunstancias del paciente, que a criterio clínico estén relacionados con el PE:
      • Función pulmonar disminuida según ergoespirometría (espirometría de esfuerzo).
      • Dolor torácico o lumbar, asociado a malformaciones óseas adquiridas secundarias al PE.
      • Infecciones respiratorias mayores (bronconeumopatías que hayan requerido ingreso hospitalario. para su tratamiento) recurrentes sin otra patología causante de las mismas, a criterio clínico.
      • Desplazamiento cardíaco diagnosticado por ecocardiograma.
      • Prolapso mitral diagnosticado por ecocardiograma.
      • Compresión de la aurícula diagnosticada por ecocardiograma.
      • Disminución del volumen de eyección del ventrículo izquierdo.
      • Arritmia cardiaca diagnosticada por ECG.
      • Síncope.
      • Afectación psicológica.
  • Pacientes con Marfan: En alguno caso, si el paciente ha sido intervenido de alguna patología cardíaca, el Pectus Up se debería implantar previa elevación esternal con un retractor externo al haber una solución de continuidad que impida que se eleve el esternón con la técnica estándar.
  • Paciente afectado de PE y que hayan fracasado técnicas quirúrgicas realizadas anteriormente.
    • Al ser extratorácico el PU puede ser una buena alternativa
    • En alguno de estos casos, el Pectus Up se debería implantar previa elevación esternal con un retractor externo al haber una solución de continuidad en el propio esternón.

No se debería realizar ninguna intervención si previamente no se dispone de una Tomografía Axial Computarizada (TAC), torácica y en espiración, o una resonancia magnética en el caso de pacientes pediátricos, para valorar el grado de asimetría, la posición y el grosor del esternón y los índices de Haller u otros.