• esenfr

Recomendaciones para el paciente afectado de Pectus Excavatum

Debe facilitarse a los pacientes unas recomendaciones aún sin ser candidatos a una intervención quirúrgica

  • Se recomendará a los pacientes hacer ejercicios aeróbicos, como natación o bicicleta.
  • El profesional sanitario que controle a la persona afectada deberá valorar la necesidad de que el paciente necesite ayuda o apoyo psicológico a la hora de convivir con la patología.
  • En el caso de los pacientes en edad infantil o adolescentes, se aconseja dar asesoramiento a la familia ya que jugará un papel fundamental para saber si hay aceptación o rechazo de la patología por parte del paciente. Es importante que los niños crezcan sintiéndose como el resto de sus compañeros y tengan una atención continuada durante todo el proceso de crecimiento mediante controles periódicos.

El cirujano deberá tener en cuenta una serie de advertencias dirigidas al paciente

El cuidado y la supervisión postoperatorios son importantes. Los dispositivos de fijación metálicos no son capaces de soportar los niveles de actividad ni las cargas que tolera una pared torácica normal y sana. El implante se puede aflojar o desplazar si se somete a peso o cargas, a actividades muy intensas o si sufre lesiones traumáticas.

El cirujano debe advertir al paciente de la necesidad de limitar sus actividades de la manera correspondiente. La limitación de las actividades físicas puede ser particular para cada paciente y este debe ser advertido de que incumplir las instrucciones postoperatorias podría dar lugar a las complicaciones antes mencionadas. El paciente debe ser informado y advertido de que la deformidad puede permanecer presente en su totalidad o en cierta medida aun después de la cirugía. Además, el paciente deberá ser advertido, antes de la intervención, de los riesgos generales de la cirugía y de posibles efectos adversos, enumerados más adelante.