• esenfr

Recomendaciones y actividad física

No se pretende que la información que le ofrecemos en este apartado sustituya en modo alguno a los consejos que pueda proporcionar un médico u otro profesional sanitario especialista. Por todo ello, se aconseja seguir las instrucciones del cirujano y consultar a un profesional experto para obtener la información que necesite o más le convenga. Para más detalles ir a AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

EJERCICIO FÍSICO EN UN PACIENTE AFECTADO DE PECTUS EXCAVATUM

Siempre es recomendable practicar ejercicio para que el paciente adopte una postura correcta y mejore su condición física.

En personas afectadas de Pectus Excavatum es aconsejable realizar estiramientos y ejercicios respiratorios para aumentar la capacidad pulmonar. Es aconsejable practicar la natación ya que facilita este aspecto y también refuerza la musculatura.

La mejor opción de mejora es sin duda practicar estiramientos. Los estiramientos permiten estirar el pecho para que el cartílago adjunto al esternón y las costillas adyacentes se adapten para condicionar una postura erguida.

Por lo tanto, los estiramientos serán clave a la hora de corregir, en cierto modo, la apariencia del Pectus Excavatum. No se debe olvidar que los ejercicios de calentamiento serán esenciales para la buena adaptación y evitar sobreestirar de forma anómala diferentes partes del cuerpo.
La realización de ejercicios gimnásticos servirá como complemento para proporcionar mejoras en términos de respiración, fuerza y resistencia, sin que se produzca una corrección de la malformación, aunque sí una mejora de la parte muscular y física en general.

Los ejercicios para muscular la zona del tronco superior se pueden realizar y pueden mejorar el aspecto estéticamente, aunque se debe ser precavido ya que en ocasiones el resultado puede resultar el contrario, que el hundimiento se perciba aún más. Recomendamos pedir consejo a los especialistas en esta materia.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS

Precauciones:

  • Se debe ser cuidadoso con la higiene personal para evitar posibles infecciones.
  • No se podrá tocar ni mojar la herida. Además, no podrá levantarse el apósito hasta la primera revisión con el cirujano.
  • Se recomienda realizar ejercicios de respiración profunda varias veces al día.
  • No es aconsejable permanecer largo tiempo en posición de decúbito (tumbado).
  • Se debe mantener una buena posición del tronco y evitar exponerse a situaciones de riesgo.
  • No deben adoptarse posiciones anómalas o rígidas que a priori puedan evitar el dolor, pero que pueden tener consecuencias relacionadas con la mala posición.
  • Reposo relativo durante el primer mes. Deambulación y vida normal, manteniendo una buena posición del tronco.
  • Se puede volver a la escuela, universidad o a su trabajo habitual a partir de la primera revisión con el cirujano, si éste lo considera y el paciente se siente bien.
  • Evitar hacer rotaciones del torso y levantar pesos o llevar mochilas durante, al menos, el primer mes.
  • Inicio de la actividad deportiva a partir de los seis meses de la intervención.
  • Abstenerse de realizar deportes de alto riesgo o que impliquen movimiento del torso como golf, natación (básicamente modalidad espalda y braza), tenis, etc., durante un período de un año, ya que suponen un movimiento amplio del torso.
  • Evitar los ambientes con multitud de personas y los contactos físicos violentos.

Tiempo de reposo tras la cirugía:

El periodo de reposo es alrededor de una semana tras la intervención. Se recomienda un reposo relativo de una duración aproximada de un mes.

Este consistirá en reanudar las actividades de la vida diaria de forma progresiva, manteniendo una buena postura, evitando los movimientos que causen dolor, y absteniéndose de realizar actividades deportivas.

No deben hacerse rotaciones bruscas del torso, ni levantar pesos o llevar mochilas durante al menos este primer mes.

Actividades tras la cirugía:

  • Se debe tener en cuenta que los dispositivos de fijación metálica o implantes torácicos en general no son capaces de soportar los niveles de actividad ni las cargas que tolera una pared torácica normal y sana.
  • En el caso de no seguir las instrucciones recomendadas por el cirujano, el Pectus Up puede aflojarse o desplazarse si es sometido a soportar pesos, a cargas o a actividades muy intensas. También puede aflojarse o desplazarse si el paciente sufre lesiones traumáticas en el tórax.
  • Incumplir las instrucciones postoperatorias podría dar lugar a complicaciones. Ver el apartado complicaciones.
  • Las actividades a realizar dependerán siempre de la evolución de cada paciente, teniendo en cuenta que la recuperación es tanto más rápida cuanto más joven es la persona.
  • Se debe evitar hacer rotaciones del torso y levantar pesos durante el primer mes.
  • Evitar los contactos físicos violentos.
  • Se puede ir a la escuela, universidad o a al trabajo habitual a partir de la primera revisión con el cirujano, si este lo considera oportuno y el paciente se siente bien.
  • Inicio de la actividad deportiva intensa entre tres y seis meses después de la intervención.
  • Abstenerse de realizar deportes de alto riesgo o que impliquen movimiento del torso como golf, tenis, etc., durante un período de un año.
  • Se podrá realizar cualquier actividad deportiva, siempre y cuando se eviten los deportes de alto riesgo o deportes especiales como el golf, la natación (estilo espalda) o el tenis durante un período de seis meses, ya que comportan un movimiento amplio del torso. Siempre dependerá del consentimiento del cirujano.

Actividades durante los primeros 15 días:

  • Realizar ejercicios suaves de respiración de forma diaria, como por ejemplo inspirar suavemente hasta conseguir llenar totalmente el pecho; después, espirar lentamente hasta dejar el pulmón sin aire.
  • Se puede mover y levantar los brazos de forma gradual, aclimatándose a la nueva situación de forma sucesiva y continua, sin que cause dolor.

RECOMENDACIONES EN CASO DE VIAJAR

  • Puede viajar por vacaciones, siempre y cuando mantenga una buena posición del tronco y evite exponerse a situaciones de riesgo.
  • No levantar ni sostener maletas, ni levantar pesos, durante al menos el primer mes.
  • Evitar los ambientes con multitud de personas.
  • Es aconsejable llevar consigo un documento de su cirujano que indique la presencia del implante metálico en el tórax, pues este puede dar positivo en el detector de metales.