¿Sabías que el Pectus Excavatum y el Pectus Carinatum son las deformidades más frecuentes del tórax, y que ambas están producidas por un crecimiento anómalo de los cartílagos costales que modifican la posición del esternón?

Pero, ¿Qué les diferencia?

Pectus Excavatum

El pectus excavatum, a menudo conocido como «pecho en embudo», es una deformidad congénita en la que el pecho parece hundido o en forma de embudo. Es como una depresión en forma de cuenco en el pecho, y que la afectación puede ser más grave o más leve dependiendo de cada caso en particular. Aunque generalmente esta condición ya está presente en los primeros años de vida, suele hacerse más evidente durante el período de crecimiento, en la adolescencia.

Pectus Carinatum

Por el contrario, el pectus carinatum, conocido como «pecho de paloma», se caracteriza porqué el pecho se proyecte hacia delante haciéndolo parecer más prominente de lo normal, debido a que las costillas y el esternón (hueso central del pecho) sobresalen.

Esta afectación puede estar presente en el nacimiento, aunque también puede presentarse durante la adolescencia y aparecer durante el crecimiento rápido en altura (estirón) de la pubertad. La afección puede estar asociada a problemas genéticos

Diferencias Clave

Ambas enfermedades congénitas son de nacimiento. Ahora bien, ¿qué las diferencia? Resaltemos las diferencias principales entre estas dos condiciones:

1. Apariencia: En cuanto apariencia física son antónimos, el Pectus Exacavatum hace que el pecho se vea más hundido hacia dentro y el Pectus Carinatum hace que el pecho sobresalga hacia fuera.

2. Frecuencia: Aunque estas dos deformidades son las más comunes de la pared torácica, el Pectus Excavatum es de 2 a 4 veces más frecuente que el Pectus Carinatum.

– El Pectus Carinatum se diagnostica en 1 de cada 1200 nacimientos.

– El Pectus Excavatum se diagnostica en 1 de cada 400 nacimientos.

  1. Tratamiento: Los tratamientos de estas dos deformidades suelen variar según su gravedad.
  • Carinatum: El tratamiento de elección es de tipo ortopédico, con un compresor torácico, tipo corset, que mantiene en posición los cartílagos a medida que el paciente va creciendo. Dependiendo de la gravedad se requiere de cirugía.
  • Excavatum: Hoy en día existen numerosas técnicas de corrección dependiendo de las condiciones de cada paciente. Existen métodos no quirúrgicos como el Vacuum Bell y técnicas quirúrgicas cada vez menos invasivas y más seguras.

Recuerda que si estás afectado por alguna de estas condiciones, o conoces a alguien que los padezca, se debería buscar consejo médico de un profesional de la salud experto en este tipo de malformaciones para encontrar la opción terapéutica que mejor se adapte a cada condición.

Si tienes alguna preocupación, desde Pectus Up podemos ofrecerte una orientación adaptada a tu situación específica.

Compartir